Consumo de sal

Boletín de: NUTRICIÓN NATURAL

Consumo de sal

www.nutricion.farmagreen.com.ar

 

El sodio es un elemento que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. La sal contiene sodio.

Funciones

El cuerpo utiliza el sodio para controlar la presión arterial y el volumen  sanguíneo, o sea, el equilibrio de líquidos dentro del organismo.

Se necesita para regular el músculo cardíaco y permite la transmisión del impulso nervioso.

Mantiene el equilibrio ácido -base del cuerpo. Entre otras funciones.

 

Fuentes alimenticias

El sodio se presenta de manera natural en la mayoría de los alimentos.

A las cantidades de sal que se utilizan para espolvorear las ensaladas y otros alimentos, se le suman las utilizadas en la condimentación y conservación de diversos alimentos: salsas, quesos, pastas para aperitivos, etcétera. Algunas  de sus formas son: glutamato monosódico, nitrito de sodio, sacarina de sodio, polvo para hornear (bicarbonato de sodio) y benzoato de sodio.
Éstos se encuentran en artículos como la salsa de soja, la sal de cebolla, la sal de ajo y los cubos de caldo concentrado.La forma más común de sodio es el cloruro de sodio, que corresponde a la sal de
cocina

Por otra parte, algunos alimentos contienen sodio en bastante cantidad ya en estado natural: apio, perejil, algunos cereales, leche, huevos, etc.

Las carnes procesadas, los embutidos y el jamón, al igual que las sopas y verduras enlatadas, son todos ejemplos de alimentos que contienen sodio agregado.

 

Trastornos por falta de sal

 

Estos  trastornos rara vez provienen de una alimentación poco salada,ya que gran parte de la sal necesaria se halla ya en la alimentación normal.

A veces , el organismo pierde sal de un modo anormal, ya sea por diarreas, vómitos, sudoración exagerada o por exceso de sal en la orina.

Otras veces la sal, suficiente en estado normal, resulta insuficiente a causa de diversas enfermedades.

Se manifiesta por agotamiento, dolores de cabeza, náuseas, diarreas, espasmos, calambres musculares de las extremidades y del abdomen.

Existen dos circunstancias en las que está justificado el consumo masivo de sal: en el esfuerzo físico intenso, profesional o deportivo, y el clima muy cálido.

La pérdida de sodio por sudoración abundante se da en operarios que trabajan en ambientes de temperatura elevada como calderas, minas, hornos de fundición, etc. En estos casos, beber agua no evita las perturbaciones; Son necesarios líquidos con sal (caldo vegetal, agua salada) para suplir el sodio que el organismo pierde sudando.

 

CONSECUENCIAS LIGADAS AL CONSUMO EXCESIVO DE SAL

 

  • Insuficiencia cardiaca e infartos. El exceso en sodio tiene  efectos adversos sobre el músculo cardíaco, lo que  empeora el funcionamiento del corazón, favoreciendo enfermedades como los infartos o la insuficiencia cardiaca;

 

  • Dificulta la función de los riñones. El sistema renal es básico para la  salud, pues lleva a cabo una labor de filtrado y depuración de la sangre. Esta función se ve perjudicada por el aumento de sal, además es un importante factor que predispone la formación de cálculos renales.

  • Retención de líquidos. Siempre se manifiesta como una inflamación de los tejidos blandos. La retención de líquidos se produce cuando existe un desequilibrio entre los elementos  que regulan el paso de éste. Un factor que puede ocasionarlo es la ingesta de más de sal.

  • Ictus o accidente cerebrovascular. Tanto por hemorragias cerebrales como por embolias, provocan aproximadamente un tercio de los fallecimientos por enfermedades circulatorias, pero un alto porcentaje de las personas que sobreviven a un ictus sufren secuelas físicas y neurológicas graves para el resto de su vida.

 

 

Recomendaciones

El sodio en la dieta (llamado sodio dietario) se mide en miligramos (mg).
La sal de cocina contiene un 40% de sodio y una cucharadita de sal de cocina contiene 2,300 miligramos de sodio.

Los adultos sanos deben limitar la ingesta de sodio a 2,300 mg por día y los adultos que sufran de hipertensión arterial no deben consumir más de  1,500 mg por día. Las personas que padecen insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis hepática o nefropatía pueden necesitar cantidades mucho más bajas.

La cantidad específica de ingesta de sodio recomendada para bebés, niños y  adolescentes no está clara. Es muy probable que los hábitos de alimentación y las actitudes que se adquieren durante la infancia acerca de los alimentos influencien los hábitos alimentarios de por vida, razón por la cual es una buena idea evitar el consumo de demasiada sal.

 

.

 

Deja un comentario